Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Blog

Inicio  /  Blog

por Julieta Vera   En mi reciente visita a la Ciudad de Monterrey con motivo del Congreso Nacional de Oftalmología en su edición número XXXIV, acudí a la presentación de un lente intraocular muy innovador. Se trata de un dispositivo fabricado por una marca alemana que se ha caracterizado, a lo largo de los años, por desarrollar diseños ópticos de alta definición.   Nuestro estilo de vida ha cambiado, el uso de pantallas digitales, llámese computadoras, tabletas, libretas electrónicas o celulares es algo que ha pasado a ser parte de nuestra cotidianeidad. La visión que necesitamos para estos dispositivos es la intermedia, es decir,

Mirar no es como ver, es algo más… “Ver es dejar que la luz obre sobre el dispositivo de los ojos. El que abre los ojos, el que no se los tapa, ése es el que ve. Mirar, en cambio, es entregarse por medio del sentido de los ojos, es polarizar las potencias del ser hacia el objeto que capturan los ojos (…) Mirar no es como ver. Mirar es entregar el alma al objeto que capturan los ojos. Es algo más que ver, es ver con sed”.   Efrén Hernández   Ver, para mirar.   El origen de la frase “Ver para mirar”, que acompaña

Ha pasado la prueba de los años. La cirugía Lasik es el método más confiable, estable y seguro para corregir los defectos refractivos del ojo humano. No poder enfocar a lo lejos o ver las imágenes borrosas de lejos y cerca es una discapacidad que afecta a millones de personas en el mundo. Tener que depender de un aditamento externo como los anteojos o inclusive los lentes de contacto nos vuelve poco ágiles e inseguros. Desde hace veinticinco años

Los ojos requieren mínimo 5 a 6 horas, de preferencia 8 horas, de sueño o al menos de mantenerse cerrados de forma continua para poder recuperarse, hidratarse y descansar. Si no se cumple con este tiempo de reposo, los ojos empiezan a lagrimear, se tiene una sensación constante de “basuritas”, no se tolera la luz, finalmente se presenta visión borrosa y dolor ocular.