Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Retinopatía Diabética

Retinopatía Diabética

“Amanecí viendo manchas negras que se mueven y cuando intento enfocar parece como si abriera los ojos debajo del agua”

¿Eres diabético o tienes algún familiar que padezca diabetes mellitus? ¿Sabías que la ceguera por diabetes se puede prevenir? Acudiendo una vez al año con el oftalmólogo o inmediatamente cuando aparezca algún síntoma visual como baja de visión, dolor ocular, aparición de manchas negras en el campo visual o visión borrosa. El tiempo de atención es fundamental para evitar las secuelas graves que una retinopatía diabética provoca.

La retina se puede ver afectada en la zona central (mácula) con la aparición de hemorragias pequeñas, exudados y líquido que provocan una disminución importante en la visión. Cuando la afección sucede sólo en un ojo, el paciente tarda en darse cuenta y el tratamiento se retrasa, dejando inevitablemente secuelas permanentes en la visión. El tratamiento específico para lo que llamamos Edema Macular Clínicamente Significativo es la aplicación de un medicamento llamado “antioangiogénico” que permite la reabsorción del líquido retenido en el centro de la retina y en un lapso de 4 a 6 semanas provoca mejoría de la visión en el paciente.

La retina se puede ver afectada en su totalidad con la presencia de hemorragias y neovasos –vasos formados en respuesta a la falta de oxigenación de la retina provocada por la diabetes- que potencialmente se pueden romper y provocar un sangrado masivo dentro del globo ocular. El síntoma inicial es la visión de “hilitos” de sangre, “culebritas” o manchas negras en el campo de visión. Si no se aplica el tratamiento en un período corto de tiempo la hemorragia progresa y la disminución de la visión es mayor hasta dejar de percibir la forma de los objetos y ver sólo luz o el movimiento de las manos. En estos casos se debe realizar un ultrasonido del ojo para determinar si la retina está desprendida y recomendarle al paciente que duerma sentado para que la hemorragia precipite y se reabsorba; si en un lapso de cuatro meses no se ha reabsorbido entonces se tiene que intervenir de manera quirúrgica para evacuar el coágulo de sangre.

Independientemente del control actual de la glucosa en el paciente diabético, los años que ha padecido la enfermedad han causado estragos en la microcirculación de la retina, por lo que es recomendable que después de 10 años de la presencia de la enfermedad, las visitas con el oftalmólogo sean más frecuentes.

 

Agenda tu cita para el diagnóstico de Retinopatía Diabética aquí...